Daniel Toca

1979

 

La mayor parte de mi trabajo tiene como soporte la palabra escrita. Está compuesto por investigaciones que han adoptado la forma del ensayo literario, ejercido desde el terreno del arte, no de la literatura, ya que entiendo la escritura como un plano de consistencia, una maqueta, una propuesta escultórica en las que suceden reflexiones aparentemente dispersas, pero que en su conjunto, apuntalan la construcción de un modo de entender –y acceder– a lo religioso. Para desarrollar estas maquetas-ensayo hago uso de la literatura, filosofía, música, ciencia o teología; no tengo prejuicios a la hora de escoger los autores con los que trabajo, trato siempre de encontrar voces nuevas con los cuales dialogar, sin embargo, hay algunas que se repiten constantemente: La Monte Young, Søren Kierkegaard, Jorge Luis Borges, Walter Benjamin, San Agustín de Hipona. Así, mediante el análisis de un concepto musical, una ficción, o un relato biográfico, desentraño una posición filosófica, un argumento teológico con el que construyo un ensayo, procurando que se desborde el texto para convertirse en materia escultórica.