Lime Tree Arbour

(Una canción que nos protege)
2013

 

14 El Espíritu del Señor se apartó de Saúl, y en su lugar el Señor le envió un espíritu maligno para que lo atormentara. 15 Sus servidores le dijeron: "Como usted se dará cuenta, un espíritu maligno de parte de Dios lo está atormentando. 16Así que ordene Su Majestad a estos siervos suyos que busquen a alguien que sepa tocar el arpa. Así, cuando lo ataque el espíritu maligno de parte de Dios, el músico tocará, y Su Majestad se sentirá mejor." 17 "Bien —les respondió Saúl—, consíganme un buen músico y tráiganlo". 
1 Samuel 16:14-17

 

El infierno se encuentra localizado en el número 64 de la calle Putvinskio en la ciudad de Kaunas, Lituania; es un edificio de 3 pisos –contrario a los 9 que propone Dante- en el que habitan más de 3000 demonios pertenecientes a diferentes épocas, lugares y religiones, yendo desde el simpático y bonachón diablo de Europa oriental hasta los aterradores diablos afroantillanos. La gente conoce este lugar como el Žmuidzinavičius Museum o Museo del Diablo.  

La colección del museo fue creada originalmente por el pintor Antanas Žmuidzinavičius, al momento de su muerte, en 1966, estaba compuesta de sólo 260 esculturas; desde entonces todo aquel que quiere librarse de sus demonios los puede mandar como donación al museo, por lo que la colección cuenta actualmente con más de 3000 piezas.  

La forma más común en que se encuentra representado al diablo es la cabra: “el gran cabrón”, quien según la demonología lleva por nombre Baphomet, es líder de los demás demonios y figura principal de la iglesia de Satán.

Según un estudio publicado por el Departamento de Escucha Comparada de la Universidad de Toledo[i] en Ohio, USA, las cabras –y por añadidura Satanás- tienen un rango de frecuencia audible que va de 78 a 37000 Hz, esta sensibilidad en la escucha de frecuencias altas le sirve a los ungulados para diferenciar entre un sonido proveniente de adelante y otro de atrás (la binauralidad sólo la consiguen con las frecuencias bajas). Aunque imposible saber con certeza, comparando la curva isofónica de las cabras con la del ser humano, podemos especular que su umbral de dolor auditivo inicia entre los 100 y 104 dB[ii]

Teniendo esto en mente, tres altavoces ultrasónicos reproducen la melodía de Lime Tree Arbour elevada seis octavas a una potencia de 120dB, logrando que en un radio de 6.31 metros teniendo como centro los altavoces se cree un espacio donde la intensidad sonora incomode al diablo, haciéndolo retroceder, Vade retro satana, y así crear una pérgola, un refugio en el que la música nos proteja del demonio, un espacio opuesto y complementario al del número 64 de la calle Putvinskio.

 

(Canción compuesta en un rango de frecuencias ultrasónicas que sirve para repeler cabras. Medidas: 6.31 x 6.31 x 6.31 MTS (3 altavoces ultrasónicos y archivo de audio))

 

 

[i] HEFFNER, R. y HEFFNER, H. Hearing in domestic pigs (Sus scrofa) and goats (Capra hircus), Laboratory of Comparative Hearing, Department of Psychology, University of Toledo, Ohio, USA, 1990.

[ii] Se causaría el mismo daño a una cabra con 100 -104 dB que a un ser humano con 120 dB.