Douglas Huebler

2012

 

 

El 17 de marzo de 1969 Douglas Huebler (artista conceptual estadounidense 1924 – 1997) tomó 10 fotografías durante una caminata de 10 minutos por Central Park; cada que escuchaba el canto de un pájaro, apuntaba y disparaba su cámara en dirección al sonido; una vez tomada la fotografía seguía caminando y cuando volvía a escuchar el canto del pájaro repetía la operación. 

En la impresión fotográfica no se alcanza a distinguir ningún pájaro, mucho menos su canto, esta pieza (Duration Piece #5) es uno de los pocos casos en la historia de las imágenes en donde se crea una imagen sonora sin que el sonido sea representado sinestésicamente. Funciona como el cuchillo sin hoja al que le falta el mango de Lichtemberg, es la imagen de un pájaro que canta en la que no hay canto ni pájaro.

Resulta imposible saber si las fotos que aparecen como registro fueron tomadas siguiendo la instrucción, o son un artificio creado por Huebler con la intención de  convencernos. De ser ciertas, es decir de coincidir el procedimiento con el enunciado, también es imposible saber qué sonido originó cada foto.

Esta registrado que en marzo pueden ser vistas alrededor de 200 especies de aves en Central Park, de las cuales 134 son extremadamente raras y otras 30 poco probables, quedado 37 especies de aves con mayor probabilidad de haber originado la fotografía. De ellas 8 son patos y otras 6 son aves tan grandes que de ser ellas, su imagen aparecería en la foto. De las 23 especies restantes, 6 no suelen encontrarse en el sitio donde se tomaron las fotos.

El almanaque registra que el clima promedio del lunes 17 de marzo en el área de Central Park en Nueva York fue de 6.5º C. por lo que es probable que el junco ojo oscuro (Junco hyemalis), el reyezuelo coronadorada (Regulus satrapa) y el trepador americano (Certhia americana) no cantaran ese día. Y en los registros de avistamiento de ese año no hay reportes de ningún copetoncito norteño (Baeolophus bicolor), paloma bravia (Columba livia), ni ruiseñor (Mimus polyglottos). Lo que nos deja 10 especies diferentes de aves, tal vez cada una de ellas responsable por cada una de las fotografías tomadas por Huebler: 

 

Petirrojo americano (Turdus migratorius)

Gorrión de garganta blanca (Zonotrichia albicollis)

Cardenal rojo (Cardinalis cardinalis)

Zanate norteño (Quiscalus quiscula)

Canario salvaje (Carduelis tristis)

Urraca azul (Cyanocitta cristata)

Carpintero panzaroja (Melanerpes carolinus)

Carbonero de gorra oscura (Poecile atricapillus)

Carpintero alirrojo (Colaptes auratus)

Saltapalo blanco (Sitta carolinensis)

 

Nota: Consultando a Phil Jeffrey (biólogo estructural, investigador del departamento de biología molecular en la Universidad de Princeton y observador de aves en Central Park desde 1998) dice: “es realmente imposible de saber, pero si tuviera que aventurarme a adivinar, diría que fue un gorrión de garganta blanca” el pájaro detonador de las fotografías de Huebler.